ASPROUL

La Superintendencia de Salud impone una medida cautelar al fondo de prestaciones del magisterio y a la Fiduprevisora, que deben atender más de 2.100 reclamaciones en un plazo máximo de 72 horas.

La Superintendencia Nacional de Salud ha impuesto este martes una medida cautelar contra la estatal Fiduciaria La Previsora S.A. y el consejo directivo del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio (Fomag), compuesto por funcionarios del Ejecutivo y líderes sindicales, tras haber recibido más de 2.100 reclamaciones de usuarios que han recibido en menos de 20 días. La decisión se toma en medio de la puesta en marcha del nuevo modelo de salud para los maestros de Colombia, que ha revelado graves defectos. Aparte de ello, tanto la Fiduprevisora como el Fomag se han negado a responder a 11 requerimientos hechos antes por la Superintendencia.

La medida cautelar impuesta por la Supersalud ―el organismo encargado de vigilar e inspeccionar el correcto funcionamiento del sistema sanitario en Colombia, que forma parte del Ejecutivo― obliga a ambas entidades a atender los 2.100 casos, aparte de todos los demás que se estén presentando. Además, da un plazo máximo de 72 horas (tres días) para que la medida sea cumplida. La Fiduprevisora y el Fomag tendrán que rendir un informe a la Superintendencia en el que se demuestre que los servicios han sido prestados a los usuarios de manera efectiva. Ese informe no debe ser presentado en un plazo mayor de cinco días.

El nuevo sistema de salud para los maestros propuesto por el Gobierno nacional empezó a funcionar el pasado 1 de mayo. Con él, la Fiduprevisora deja de contratar a operadores privados para organizar las redes de centros médicos y hacer los pagos respectivos, y pasa a hacerse cargo de la gestión del sistema, pese a ser una entidad financiera. La idea era permitir a los más de 820.000 afiliados escoger el lugar en el que deseaban ser atendidos y, al eliminar a los intermediarios, reducir los costos y la corrupción. Así visto, es un plan similar a la reforma que impulsó el presidente Gustavo Petro para el sistema general de salud, que fue archivada en el Congreso.

Tras la puesta en marcha del nuevo sistema de salud para los profesores, casi de inmediato empezaron a verse sus defectos. No han sido pocas las manifestaciones ni los reclamos debido a las demoras en la atención o a la falta de medicamentos. Si bien las críticas al modelo anterior eran enormes y había cierto consenso en la necesidad de cambiarlo, el comienzo del nuevo sistema ha ocasionado problemas, según expertos y afectados, porque empezó a funcionar de un momento a otro, sin la transición y la planeación debidas.

La medida cautelar de la Superintendencia se da a conocer pocas horas después de que se revelaran unos audios de una reunión en la que participó el ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo. En ellos, el jefe de la cartera reconocía los graves problemas a los que se enfrenta el modelo sanitario para los maestros. Además, este lunes, en una sesión de control político en el Congreso, Jaramillo responsabilizó al presidente de la Fiduprevisora, Mauricio Marín, de las dificultades del nuevo sistema. En ese momento, el ministro reconoció: “Yo he encontrado que desafortunadamente este modelo que nosotros planteamos, que se lo vendimos nosotros, no se ha cumplido en la práctica”. Marín fue designado en su cargo por el Gobierno de Petro en 2023, pocas semanas antes de que Jaramillo asumiera la cartera.

Fuente Diario El País.

Escrito por SANTIAGO TRIANA SÁNCHEZ