ASPROUL

 Resultados de calidad de Saber Pro y publicaciones científicas confirman una tendencia absolutamente clara: Mientras más alto es el estrato socioeconómico de los estudiantes, mejor su desempeño, y mientras más baja es su condición económica, peor.

Así lo confirma un cruce entre los resultados promedio por IES en las condiciones de calidad 2023 versus el estrato socioeconómico promedio de los estudiantes que presentaron la prueba a nombre de cada institución.

El análisis de El Observatorio de la Universidad Colombiana se da a partir de la discriminación, IES por IES, de los resultados de sus estudiantes, publicados en Saber Pro y publicaciones. Resultados institucionales 2023 de cada una de las IES, y que llevaría replantear las lecturas en torno de la posible “efectividad” y clasificación de las IES si se mira no desde la óptica fría de sus resultados sino desde la mirada de su estrato socioeconómico y las condiciones del entorno de sus estudiantes.

Este comportamiento se da por igual en instituciones públicas y privadas, y son mínimos los casos de IES con estudiantes de bajas condiciones económicas con buenos resultados -en promedio-, así como IES con estudiantes de mejores condiciones económico-sociales con menores promedios.

La tendencia se ve clara al analizar los promedios de estrato socioeconómico según la ubicación de las IES en los resultados de calidad de mayor a mejor. Así, las primeras 50 tienen un promedio de estrato socioeconómico de 3.08; las que se ubicaron entre los puestos 51 a 100, tienen un promedio de 2.58; las que están en las posiciones 101 a 150 obtuvieron un promedio de 2,48; las de los lugares 151 a 200, se ubican en el estrato 2,35, y las últimas, del lugar 201 a 248 tienen en promedio estudiantes de estrato 2,01 (ver gráfica).

Los hechos hablan por sí solos

El promedio nacional de estrato socioeconómico de los estudiantes que están próximos a salir o se acaban de graduar y presentaron las pruebas Saber Pro en 2023-1 es 2.5.

De las 248 IES analizadas en el informe publicado (que reportaron estudiantes a la prueba en 2023-1), la que reportó, en promedio, el estrato socioeconómico más alto de sus estudiantes fue la Universidad EIA (estrato 4.8), misma que ocupó el primer lugar.

Solo 7 IES reportan los más altos estratos en sus estudiantes (entre 4.0 y 4.8). Seis de ellas se ubican en los primeros 14 puestos y la séptima está en el lugar 96, de 248.

La primera IES privada entre las que están por debajo del promedio de estrato (2.5) es la Institución Universitaria Latina – Unilatina, en el puesto 69 (promedio de estrato 2.3). Es decir, todas las IES privadas que obtuvieron mejores resultados que Unilatina tienen estudiantes con estratos socioeconómicos más altos.

De atrás hacia adelante, la IES privadas con estudiantes de estrato socioeconómico 3.0, con más bajos desempeños en la clasificación, fue la Corporación Universitaria de Sabaneta – Unisabaneta, posicionada en el lugar 166; es decir, debajo de la privada Unisabaneta hay 81 IES con menores resultados de calidad y todas de menores estratos socioeconómicos y por debajo de 3.0.

En las IES públicas la situación es similar.

La mejor posicionada en los resultados de calidad es la Universidad Nacional de Colombia, lugar dos, y aunque el estrato socioeconómico de sus estudiantes es 2.9 (a diferencia del 4.8 de la EIA), es la que registra el promedio de situación socioeconómica más alta de sus estudiantes entre todas las IES públicas así como es la que más recursos recibe de todo el sector.

Igualmente, vistos los resultados de abajo hacia arriba se encuentra que la pública Universidad Tecnológica del Chocó ocupó el último lugar (el 248), y al mismo tiempo registra los estudiantes con los promedios de estrato socioeconómico más bajo de todo el sistema (1,3).

La directa proporcionalidad no se da de la misma forma cuando se evalúan las condiciones de acreditación, pues entre las primeras 50 en resultados de calidad hay dos que no tienen la acreditación institucional (Fundación Universitaria Sanitas y Universidad La Gran Colombia – Armenia), mientras que entre las últimas 50 hay dos que sí tienen acreditación institucional (Fundación Universitaria Antonio de Arévalo – Unitecnar y Corporación Universitaria Minuto de Dios ‐ Uniminuto – Bogotá).

Esto último lleva a considerar, igualmente, que no es viable relacionar la acreditación con los resultados Saber Pro y la productividad académica, pues hay muchos otros elementos que inciden.

Así mismo, los resultados Saber Pro de los últimos años muestran dos cosas:

Primero, que en conjunto el sistema no crece en sus resultados de calidad, y que de los últimos cinco años (2019 a 2023) los resultados del último constituyen los más bajos de todos (ver gráfica).

Y segundo, que el comportamiento de todas las IES se mantiene en el mismo rango de ubicación con respecto a las demás, y que salvo ligeras modificaciones en la clasificación, las que empiezan arriba siempre siguen arriba, las del medio se mantienen en el medio y las de abajo, igual.

Es decir, se confirma que bajo las mismas variables actuales y especialmente con las condiciones socioeconómicas de sus estudiantes (entorno familiar, colegio, competencias previas…) es casi imposible que las IES mejoren significativamente su desempeño en los resultados Saber Pro.

Por lo mismo, resulta casi utópica la acostumbrada solicitud que, casi por defecto, pone el Ministerio de Educación Nacional en las resoluciones de acreditación institucional del Consejo Nacional de Acreditación que, casi con el mismo texto, le dicen a las IES que de manera prioritaria continúen fortaleciendo las acciones a mejorar el desempeño de sus estudiantes en las pruebas Saber Pro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *