Noticias

Lo que dejará el Coronavirus tras su paso por las universidades

La pandemia cambiará sustancialmente a la Universidad. El futuro aún es incierto y ni siquiera está asegurado el regreso presencial para 2020-2.

El Observatorio reúne las principales consideraciones de la situación en Estados Unidos, aplicable a Colombia, sobre ¿cómo cambiaría la educación superior tras la pandemia? presentadas por The Cronicle of Higher Education, de un grupo de aportes de directivos:

Las universidades reducirán los costos y reducirán las estrategias de crecimiento riesgoso:

Para Robert Kelchen, profesor asociado de educación superior en la Universidad de Seton Hall, los ingresos por alquiler de instalaciones, librerías del campus, restaurantes y multas de estacionamiento se han agotado, mientras que se requieren nuevos gastos para reembolsos de alojamiento y comida y desarrollos de la virtualidad.

Las universidades están reduciendo el gasto como sea posible. Congelar contratos se está convirtiendo en la norma, así como seguramente los despidos aumenten. La reducción de costos continuará durante al menos uno o dos años después de la crisis.

Priorizar la liquidez financiera puede llevar a las universidades a reconsiderar planes ambiciosos para salir de los desafíos presupuestarios. En el mercado competitivo anterior a 2020, proponer grandes expansiones ya era una propuesta arriesgada. En un mundo de postcoronavirus, las universidades se apretarán el cinturón y evitarán riesgos innecesarios.

Sí o sí, apuntar a la virtualidad:

Joseph E. Aoun, presidente de la Northeastern University, considera que las instituciones que prosperarán en el futuro serán las que adopten plataformas en línea, no solo un reemplazo a corto plazo para las clases, sino también expansiones a largo plazo de la instrucción en el aula, la vida en el campus y el aprendizaje fuera del campus.

Replicar en línea la vitalidad de la experiencia del campus está al alcance. Ya, los jóvenes músicos tocan “juntos” en línea. Los estudiantes universitarios realizan investigaciones en laboratorios virtuales. Incluso el atletismo del campus se ha convertido en deportes electrónicos .

Las universidades seguirán siendo lugares vibrantes, dinámicos y diversos. Pero los ladrillos y el mortero no impulsan estos intercambios. Las instituciones que prosperarán después de la pandemia serán aquellas que entiendan cómo los humanos cruzan los límites entre lo físico y lo digital, y viceversa.

Habrá un declive de las ciudades universitarias:

Sheila Liming es profesora asistente de inglés en la Universidad de Dakota del Norte, opina quesi bien no se garantiza que el coronavirus provoque la muerte de la ciudad universitaria estadounidense, ciertamente alterará y reducirá el panorama social en el que estas ciudades han participado históricamente.

A medida que los estudiantes, el profesorado y el personal se conecten en línea cada vez más, estarán alejando sus atenciones, y sus lealtades, de los espacios físicos de la universidad y las ciudades que los contienen y los apoyan. Los estudiantes tendrán más oportunidades de seguir toda o parte de su educación en línea, reuniendo una experiencia que combina el aprendizaje práctico, donde sea absolutamente necesario o preferible, con cursos remotos.

A medida que el campus se dispersa a través de tecnologías móviles, la ciudad universitaria sufrirá una crisis de identidad. Las interacciones de los estudiantes y el personal con sus alrededores físicos circundantes se volverán más distantes e informales a medida que vean un campus no como el sitio de aprendizaje sino, simplemente, como uno de los muchos sitios posibles.

Encontrar nuevas formas de aprender, de enseñar y de formar comunidades:

G. Gabrielle Starr, presidente of Pomona Collegese pregunta ¿qué ingeniosas soluciones idearán los miembros de nuestra facultad para desafiar sus clases? ¿Qué estudiantes encontrarán nuevas formas de encontrar amigos y cuidarse unos a otros? ¿Cómo se inspirarán los miembros del personal para mantenerse enfocados en nuestros compromisos y encontrar nuevas formas de cumplirlos? ¿Cómo nos nutriremos unos a otros? Esos son desafíos que sé que estamos listos para enfrentar. Tenemos días difíciles por venir. Las familias tendrán sus medios de vida amenazados; la gente se enfermará; experimentaremos pérdidas.

No todas las universidades podrán sobrevivir:

Kevin Carey dirige el programa de política educativa en New America, y afirma que en los próximos meses, muchos estudiantes de secundaria que planean una universidad tradicional decidirán, por miedo o necesidad, inscribirse en programas en línea. ¿Dónde irán? Probablemente para las “nuevas megauniversidades” que han pasado la última década construyendo para la escala. Ahora, de la manera más discreta y de buen gusto posible, se están preparando para explotar una enorme oportunidad de negocio.

Mientras tanto, millones de estudiantes reciben un curso intensivo involuntario sobre las deficiencias de la educación a distancia. Mientras los profesores están haciendo esfuerzos heroicos, un seminario lanzado en Zoom a mitad de semestre no es “aprendizaje en línea”, un término mejor reservado para cursos cuidadosamente diseñados creados con las ventajas y limitaciones de la tecnología en mente.

Las universidades privadas que no dependen de la matrícula, que no son de élite, con dotaciones cada vez más reducidas y crecientes tasas de descuento ya estaban en problemas antes de la crisis. Si no se incluyen en algún tipo de gran rescate del gobierno, muchas caerán.

Las universidades estatales se beneficiarán de una combinación de confianza pública y una matrícula más baja que sea atractiva para los estudiantes reacios a la deuda. Pero aquellas universidades en déficit que sirvan principalmente a estudiantes universitarios y no estén en condiciones de conectarse completamente en línea se verán presionadas por la disminución de los ingresos por matrículas y el apoyo estatal.

Revivir la esencia de servicio a los otros:

Patricia McGuire es presidenta de la Universidad Trinity Washington., dice que en lugar de establecer una falsa elección entre la instrucción en línea y presencial, deberíamos imaginar un futuro distintivamente híbrido en el que la facultad tendrá mucha más libertad para desarrollar diseños de instrucción utilizando clases virtuales y en vivo. Eso requiere reinventar el trabajo y las recompensas del profesorado.

Esta crisis finalmente debería obligar a la educación superior a enfrentar su profunda inequidad social. La crisis exige que las universidades se alejen de la autoabsorción y se centren en cómo podemos servir mejor a nuestros vecindarios y a la comunidad en general.

Momento para deshacerse de las calificaciones:

Phil Christman, profesor de escritura de primer año en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, llama “estúpidas” las calificaciones y considera positivo que ahora se hable de aprobar-reprobar.

Tomados en conjunto, los argumentos en contra de la calificación son abrumadores. Aprendemos mejor cuando estamos intrínsecamente motivados y profundamente involucrados en una tarea ; las calificaciones distraen factores extrínsecos que en realidad reducen la motivación del estudiante. Son famosos por su poca fiabilidad y, en su vaguedad y subjetividad, dejan que los prejuicios implícitos (racismo, clasismo, sexismo) corran desenfrenados. No mejoran el rendimiento tan bien como la retroalimentación descriptiva.

Pandemia devaluará el trabajo académico:

Leif Weatherby es profesora asociada de alemán en la Universidad de Nueva York, considera que la congelación de la contratación de personal de la universidad es fundamentalmente deshonesta, y lo que realmente se anuncia es la devaluación del trabajo académico, el empeoramiento de una relación ya sesgada entre la demanda y el trabajo.

No renovar los contratos incapacitaría a la universidad más rápido que cualquier pandemia. Este curso de acción parece suicida, enviando una señal de que no debemos esperar que la forma ya disminuida de la universidad sobreviva al coronavirus.

Es enormemente desmoralizador presenciar a las más ricas de estas universidades, algunas con recursos que superan los de ciudades pequeñas, saludando esta crisis mundial sin precedentes con medidas de austeridad anticipadas.

Revisar las desigualdades

Hua Hsu es profesor asociado de inglés en Vassar College y escritor de The New Yorker, y afirma que si sobrevivimos a esta pandemia, debemos abandonar las jerarquías y las desigualdades de nuestra profesión. Impiden nuestra capacidad de relacionarnos con el público en general, cuyo apoyo y patrocinio necesitamos para sobrevivir. La enseñanza debería ser una prioridad. Por lo tanto, debe reevaluar la hinchazón administrativa, los carteles de publicaciones académicas ricas y rentables, y la necesidad de viajar. Si la “libertad académica” es un mandato para profundizar en terrenos difíciles, debemos aplicar la misma lente crítica a nuestros propios medios de vida: los privilegios que algunos de nosotros tenemos y todos codiciamos.

Educación de posgrado en humanidades y ciencias sociales

Patrick Deneen es profesor de ciencias políticas en la Universidad de Notre Dame y estima que la tradición universitaria de las artes liberales será un bien de lujo que incluso los ricos dudarán en comprar. La educación de posgrado en humanidades y ciencias sociales (excepto, tal vez, economía) se reducirá a medida que los puestos docentes se congelen y luego se eliminen. Las tendencias que han favorecido la educación “práctica” se acelerarán, aunque menos estudiantes estarán dispuestos o podrán asumir deudas que nunca serán reembolsables de manera realista.

Aunque una posibilidad a más largo plazo es el renacimiento de la educación en artes liberales a nivel local. Al confiar menos en edificios, dotaciones, profesores titulares, administradores y agencias de acreditación, los maestros humanistas pueden conectarse con familias que anhelan una educación en los clásicos para sus hijos.

Universidad debe preocuparse por satisfacer las necesidades básicas de los estudiantes

Sara Goldrick-Rab es directora fundadora del Centro Hope para la universidad, la comunidad y la justicia y profesora de política de educación superior y sociología en la Universidad de Temple, indica que la educación superior nunca funcionará si las necesidades básicas de los estudiantes no se satisfacen.

Es fundamental que la educación superior adopte un conjunto de herramientas sólidas contra la pobreza y promueva cambios en las políticas para respaldar ese trabajo. Las instituciones tendrán que modernizar sus programas de ayuda de emergencia para hacer posibles esas entregas. Satisfacer las necesidades básicas de los estudiantes siempre fue fundamental para el trabajo de ser una universidad preparada para los estudiantes. Ahora es cada vez más importante para la supervivencia misma de la educación superior.

Clic parra ver el informe completo en The Cronicle

Fuente: Observatorio de la Universidad Colombiana.

Anterior

Resolución 17 de abril 17 de 2020 - Ministerio de Educación Nacional

Siguiente

DÍA DEL IDIOMA

Editora

Editora